Té, Tisanas e Infusiones

Hermoso el mundo de las hierbas que nos dan increíbles aromas y sabores para disfrutar, ¿pero alguna vez te has perdido al momento de ordenar o preparar?
Permítenos contarte un poco de este placentero mundo.


No pretendemos ponernos técnicos, pero habrá que definir los términos de té, infusión y tisana, que realmente cuentan con diferencias sutiles entre combinaciones de hierbas, frutas y métodos de preparación. 


El Té


Es un extracto que se obtiene de las hojas del arbusto del té (Camellia sinensis) tras su fermentación/oxidación, secado y extracción con agua hirviendo. Debido a que solo se le llama té a las hojas de este arbusto, hablar de un té de manzanilla o té de jengibre son términos mal empleados.


Por el tipo de elaboración y el grado de oxidación, estos son los tés más conocidos:

Tipos de té


De ellos, al combinarlos con otras hierbas o según la calidad de las hojas o método de recoelcción, podemos encontrar ¡cientos de tés diferentes!


La teína es la misma molécula que la cafeína, pero de diferente planta.


Con un consumo regular de té obtendremos múltiples beneficios como: mejorar la circulación y el metabolismo, acciones antioxidantes, reforzar nuestras defensas, ayudarnos en el proceso de digestión y diuresis que ayudará a regular nuestros riñones. La hoja de té está compuesta de un 25% de proteínas y aminoácidos, 20% de hidratos de carbono y fibra, 5% de lípidos y minerales y ¡4% de teína (cafeína)! Por lo que es otra buena fuente de este alcaloide para mantenernos al máximo.


Tisana


Es la bebida que resulta de la acción del agua sobre productos vegetales: frutas deshidratadas, hierbas, raíces, flores y especias. Esta, mantiene buena proporción de los componentes que benefician a nuestra salud; normalmente la utilizamos con fines relajantes o como medio de la fitoterapia (uso de productos vegetales para la curación y alivio de sintomas y enfermedades).


Para la preparación de la tisana, podemos hablar de tres procesos diferentes, donde llegamos a lo que es una infusión:


  • Infusión se calienta un recipiente con agua hasta el punto de ebullición, colocando la mezcla y dejando reposar en inmersión de 3-5 minutos.
  • Deccoción: mientras el agua aún se mantiene hirviendo, se coloca la mezcla y se mantiene por aproximadamente 2 minutos.
  • Maceración: se colocan los productos vegetales en un recipiente con la cantidad de agua necesaria a temperatura ambiente, dejando reposar durante 12 horas si se trata de partes blandas (flores y hojas) y 24 horas si son partes duras (raíces, cortezas).

 

Así que ahora ya lo sabes, la infusión es el proceso por el cual normalmente preparamos nuestras tisanas y hasta el café (como en la prensa francesa). Y de ambos obtener teína/cafeína y grandes beneficios a nuestra salud, además de ser bebidas deliciosas para compartir entre amigos. 



 

 

Fuente: Siedentopp U., 2009, El té, planta medicinal y de consumo, eficaz contra el cansancio y la diarrea. Revista Internacional de Acupuntura (3):94-98

Deja un comentario